Magdalena

Gentilicio de la ciudad de Magdala en Galilea (de migdal, 'torre'), aplicado a María, la famosa pecadora arrepentida ante Jesús. Sinónimo hoy de 'mujer arrepentida' o de 'mujer llorosa'.

Variantes: Magda, Lena (hips.); fr. Madeleine (hip. Madelon); gall. Madalena (hip. Malena); eus. Matale, Malen; ing. Madeline; it. Maddalena.

 

Maite

Si bien se considera habitualmente un hipocorístico de María Teresa, existe base etimológica para considerarlo un nombre diferenciado. En eusquera maite significa 'amada'. En el País Vasco este nombre también es usado como variante de Encarnación.

 

Manuel

Los portadores de este nombre llevan consigo la mayor bendición, pues como aféresis del hebreo Emmanuel, Manuel significa 'el que está en compañía de Dios'. Fue el propio Jesús de Nazaret, a quien se asignó el sobrenombre de Emanuel, quien lo dotó de pleno significado: 'Dios con nosotros'. Otras fuentes vinculan este nombre a un personaje citado por el profeta Isaías e identificado posteriormente con el Mesías.

Variantes: Manolo, Lolo, Nelo (hips.); ast. Manualus; cat. Manel; eus. Imanol, Manu; al. Mannel; it. Emanuele.

 

María

Es, con diferencia, el nombre femenino más extendido en España, amén del más estudiado, pues se han propuesto para él casi setenta interpretaciones. Su origen parece hebreo, probablemente a partir del egipcio, pues aparece por primer vez portado por la hermana de Moisés y Aarón. La unión de consonantes m, r, y m, que está en el origen de este nombre (transcrito Miryam, o Maryam, indistintamente) tendría el significado de 'la amada de Amón', pues la raíz mry significa 'amada' en egipcio. En su origen griego la interpretación sería 'la amada por Dios', donde Yam es un equivalente válido de Yah, abreviación de Yahvé. Otras etimologías lo hacen derivar del hebreo marah, 'amargura', o de meri, 'obstinación', en alusión al carácter enérgico de su portadoras, tal vez presente en mara, sustantivo arameo de significa 'señora'. Sea como fuere, el nombre de María pasó a representar, sobre todo, el ideal de mujer, al extenderse por toda la cristiandad el culto a la Madre de Dios. Incluso se prodigó poco hasta la edad moderna, debido al enorme respeto que se tenía por este nombre y a la aureola de divinidad que lo envolvía. Suele aparecer como complemento de numerosos nombres compuestos.

Variantes: Marica, Mariela, Mireya, Mari, Marichu, Maruja, Mariví, Marisa; cat. Maria (hips. Mari, Mariona); fr. Marie (hips. Mimí, Marion, Manon); gall. Marica, Maruxa; ing. Mary (hips. May, Molly, Polly); eus. Mari, Miren; búng. Marusca; ruso, Marys; Marianka, Mascia (hip. Masha).

 

Margarita

Evoca este nombre la belleza, tanto en su aspecto más selecto, como en el más espontáneo o natural. Sus portadoras pueden elegir entre la joya, por su origen en el latín margarita, 'perla' (para distinguirla de la flor homónima se hizo habitual llamarla pernula, diminutivo del perna, 'pierna', por el hueso redondo y brillante del jamón), o bien, según la ocasión, optar por el patronazgo de la flor margarita, cuya hermosa jovialidad la ha hecho acreedora de la simpatía general. De la propularidad del nombre son prueba sus numerosos hipocorísticos y derivados.

Variantes: al. Margereta (hip. Grete); cat. gall. Margarida; fr. Marguerite (hip. Margerie, Margot); ing. Margaret, Margery, Marjorie (hips. Maggie, Meg, Peg, Peggy, Mamie); it. Margherita (hips. Marga, Rita, Ghita); eus. Margarite; sueco Greta (hip.).

 

Marta

De origen arameo, femenino del mar, 'señor', presente en el persa Marza. Su significado más plausible es 'señora'. Nombre bíblico popularizado a partir de la devoción por santa Marta, hermana de Lázaro y de María Magdalena. De esta patrona, símbolo de la vida activa, atenta a lo material, frente a su hermana María, la contemplativa, volcada hacia lo espiritual, le viene al nombre su auténtico significado. Con él se pregona el carácter laborioso, activo y diligente de sus portadoras.

Variantes: fr.Marthe, ing. al. Martha (hip.Patty); ruso, Marfa (hip.)

 

Matilde

Por su significado, igual que por su recia sonoridad, es éste un nombre de princesas guerreras. Procede del germánico mabt-bild, -guerrero fuerte-, y ciertamente, como si el nombre fuese un acicate, han sido legión las mujeres así llamadas que han destacado por su firmeza y energía; entre otras la Condesa Matilde (1046-1115), quién supo imponer su ley, por medio del amor, al Papado de la época, sin olvidar a Mafada, la bondadosa y beligerante niña de las tiras de Quino.

Variantes: Matilda, Mafalda; al. fr. Matilda, Maud (hips. Matty, Patty); it. Matelda, Metilde; eus. Matildhe; port. Mafaldas.

 

Mercedes

El nacimiento de este nombre está ligado a la fundación en Barcelona, en el año 1218, de la Orden de los Mercedarios, consagrada a la redención de los cuativos bajo la protección de la Virgen de la Merced. Tal fue el prestigio que alcanzó esta orden barcelonesa, que Mercedes pasó a ser nombre de pila y se extendió por toda España. Del latín merces, 'precio pagado por una mercancía' (por merx, 'mercancía', palabra que está en el origen del nombre Mercurio, dios del comercio), de cuyo sentido figurado, 'recompensa', evolucionó hasta el actual de 'merced, misericordia'. el nombre proclama la tendencia al altruismo y el amor a la libertad de sus portadoras.

Variantes: Merce, Merche, Cheché (hips.); cat. Mercè, gall. Mercede; ing. Mercy; it. Mercede; eus. Eskarne.

 

Miguel

Así se llamó el arcángel por excelencia, es decir, el príncipe de los ángeles (por el griego arjós, 'primero'), pues san Miguel fue quien capitaneó a los ángeles afectos a Dios cuando se sublevaron los ángles díscolos de Lucifer. Su nombre procede precisamente del grito de desafío ante los rebeldes '¿Quien como Dios?', que en hebrero se escribe mi-ka-El. Según algunos exégetas, tras este episodio del Apocalipsis se halla un fenómeno astrónomico sucedido en tiempos remotos y al que los pueblos primitivos de Oriente Medio interpretaron en clave mítica: los extraños movimientos del planeta Venus (llamado Lucifer, o sea, el portador de la luz) en busca de una nueva órbita fueron leídos como la rebelión de un astro arrogante que pretendía usurpar el lugar del Sol. Los portadores de este nombre, interpretado también como 'Dios es justo, incomparable', llevan escrito en él el respeto hacia el orden, la justicia y lo sagrado.

Variantes: Micael, Miguelino; ast. Micael; cat. Miquel; eus. Mikel; fr. al. Michel; ing. Michael (hips. Mike, Mickey); it. Michele; finlandés, Mika; ruso, Mijaíl; rumano, Mihaí.

 

Marcos

Nombre recio por sonoridad y significado. Tanto si es cierta su etimología más aceptada, que por su abreviación de Marticus lo deriva del Marte, como si procede del latín arcaico marcus, 'martillo' (por ser Marte el dios que golpea), la alusión a la fortaleza queda garantizada: el nombre acabó significando 'hombre' por antonomasia (por la raíz mar, 'varón', de donde 'marido'); por añadidura, el símbolo de su patrón, el evangelista san Marcos, es el león alado. Muy utilizado en la antigüedad, con portadores tan ilustres como Marco Antonio, lugarteniente de César y amante de Cleopatra, el sabio emperador Marco Aurelio, este nombre ha recuperado su popularidad, sin perder su marcado acento clásico.

Variantes: Marco, Marcelino, Marcelo, Marcial, Marciano, Marcio; ast. Marcones; cat. Marc; eus; Marka; ing. al. Marcus, Mark; it. Marco.

 

Montserrat

Como la mayoría de nombres procedentes de un topónimo, el significado literal de Montsrrat, del catalán Mont-serrat, 'monte aserrado' (por el aspecto de los picachos de la sierra así llamada), dice poco acerca de su portadora. Sin embargo, las connotaciones del nombre en Cataluña, de donde es patrona la virgen de Montserrat, llamada la Moreneta, son mucho más ricas, pues trae a la mente imágenes de uno de los lugares más sagrados, emblemáticos, bellos y misteriosos del país.

Variente hipocorística : Montse.